Bulgaria

Foto-BG-5Foto-BG-4

Posiblemente la “cenicienta” de Europa, Bulgaria permanece un poco adormecida en el Sudeste del continente esperando que su “príncipe azul” la despierte. El “príncipe” que más éxito ha tenido hasta ahora de sus últimos pretendientes, ha sido sin duda alguna, Europa, ya que desde que entraron en la Unión Europea, Bulgaria ha empezado a cambiar y a ritmos acelerados.

Bulgaria es un país que sorprende por muchas cosas, pero principalmente por lo verde y por su excelente gastronomía a precios irrisorios, si los comparamos con el resto de Europa.

Sofia, la capital es una mezcla de ciudad decadente y ciudad medianamente moderna y está rodeada de las montañas de los Balcanes y a una cierta altura. Diría yo que es la capital europea a más altura y la única en la que se puede esquiar, ya que las instalaciones para practicar el deporte alpino no están a más de 10 minutos del centro de la misma.

Visita obligada son la Catedral de Alexander Nevski y la Iglesia Rusa de San Nicolás, así como numerosos museos e iglesias muy antiguas, como la de Boyana del s. X en un barrio aledaño a Vistosha, la gran montaña que preside la ciudad.

Foto-BG-6Foto-BG-3

Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO es el Monasterio ortodoxo de Rila a apenas 70 kms. de Sofia y a más de 2.000 metros de altura, joya del arte bizantino con iconos del s. XI.

Otras ciudades a visitar serían Plovdiv (la antigua Filipópolis) y segunda ciudad del país a unos 200 kms. de la capital, así como Varna, el principal puerto marítimo del país en el Mar Negro y ciudades que se han quedado ancladas en el pasado como Veliko Tárnovo o pequeños pueblos como Melnik.

Bulgaria tiene en comparación con su superficie el mayor número de kilómetros cuadrados protegidos como parques nacionales superando a países como EE.UU. o Rusia en cuanto a superficie verde digan de protección. No es de extrañar por tanto, que la naturaleza sea en este país maravillosa con ríos cristalinos y bosques inmensos intactos.

Además posee excelentes pistas de esquí y playas idílicas en el Mar Negro.